domingo, 28 de octubre de 2012

HISTORIA DEL MATE



Los conquistadores que veían a los nativos tomarlo, tenían la creencia de que el mate era una «hierba del demonio» por desconocer su práctica. Sostenían además que era una bebida de haraganes, ya que los nativos dedicaban varias horas por día a este rito.
El mate se originó como un rito de los nativos guaraníes en el territorio que hoy ocupa el Paraguay y las provincias argentinas de Misiones y Corrientes, los guaraníes sepultaban los restos de sus seres queridos y en ese mismo lugar plantaban yerba mate, luego que la planta crecía, la cosechaban y la tomaban en «rueda» con sus familias de la misma manera que se realiza hoy en día. Los nativos guaraníes realizaban estos ritos porque creían que de esa manera el espíritu de sus seres allí enterrados iba a crecer con la planta de yerba mate y pasar a través del mate a su cuerpo y permanecer con ellos. También solían plantar donde enterraban a sus parientes distintos tipos de vegetales comestibles porque creían que así crecía mejor la planta.

Los españoles observaron que a los guaraníes, el mate los fortificaba para el trabajo y en caso de necesidad les servía de alimento. Hacia 1714, su uso se había extendido a Bolivia y Chile. Los ingleses de Chile (que se ocupaban de la trata de esclavos traídos de África) vieron que también beneficiaba a los negros, lo probaron y lo llevaron a Londres, donde fue muy bien recibido. Incluso se pensó en reemplazar el tradicional uso del té por esta bebida, ya que era más provechosa e incluso más barata; pero como las misiones jesuíticas del Paraguay eran su único productor, y el comercio del té les reportaba tan buenas ganancias, se desechó la idea.

Según al antropólogo Daniel Vidart, el mate es algo más que una bebida. Es una tradición que vence las costumbres aislacionistas del criollo y empareja las clases sociales... y a través de los tiempos, es el mate quien hizo la rueda de amigos, y no la rueda quien trajo al mate. Y no solo eso, también es un símbolo para todo aquel que se aleja de su país natal (Paraguay, Uruguay, Argentina, Chile, algunos estados de Brasil y Bolivia) y encuentra en él una remembranza y un enlace con su tierra.

ARGENTINA.
Instituto de la Yerba Mate muestra que la infusión tiene una presencia del 98% en las casas del país.
El Instituto Nacional de la Yerba Mate encargó el estudio a la firma GEA Research For Strategy, el cual comprendió a 5.000 hogares de las capitales del país, consultados por vía telefónica. La encuesta estuvo dirigida a conocer cuánto, quiénes y cómo se consume la tradicional infusión criolla.
El consumo del mate está extendido por todo el país y es bien cotidiano: se disfruta 6 de los 7 días de la semana. Además, es transversal a todos los niveles económicos y sociales.
Según la investigación, el 92% de los consultados eligen beber mate con bombilla, el 54% como mate cocido y el 14% como tereré, es decir, cebado con agua fría. El mate con bombilla está más extendido entre los mayores de 21 años. Los consumidores de tereré se concentran, principalmente en la región noreste del país, donde se registra un 70% de quienes eligen refrescarse con esta versión del mate...
Otro dato obtenido por el relevamiento indica que el 75% de las personas que usan bombilla lo toman dulce –y de este total, 7 de cada 10 eligen el azúcar como endulzante- y los que lo eligen amargo viven, en su mayoría, en la región noreste. Por otro lado, 8 de cada 10 entrevistados afirman que la yerba mate es un diurético y estimulante físico y mental.
El mate no es sólo uno de los principales productos cosechados y exportados por la Argentina. Es también uno de los más consumidos en el interior del país y, sobre todo, una marca de distinción de la cultura argentina…Al menos en 98% de los hogares locales.

CHILE.
En Chile, desde el siglo XX el consumo del té y el café han dejado a nivel urbano en segundo o tercer plano la costumbre de beber mate, presentándose gran parte de su consumo en las zonas rurales. Sin embargo, su consumo se acrecienta por parte de la juventud chilena, especialmente universitaria, debido a la relación existente con Argentina y Uruguay. Por otra parte es más común beber mate en el sur de Chile que en la zona norte de dicho país, y es muy popular sobre todo en las Regiones de Aysén y Magallanes.

URUGUAY
Los uruguayos consumen al año 400 millones de litros de mate (a razón de un litro de agua cada 80 g de yerba) en un mercado que importa 32 millones de kilos al año y factura cerca de US$ 90 millones. El consumo de mate supera incluso al de todas las marcas de refrescos juntas que, según datos de la consultora Id Retail, venden al año cerca de 290 millones de litros.
No importa la edad ni el nivel socio económico, tampoco la hora del día ni el lugar; el consumo de mate en Uruguay logró cortar transversalmente a la sociedad y el producto es elegido hoy por ocho de cada diez uruguayos, siendo el país el mayor consumidor de mate en relación con su cantidad de habitantes.

BRASIL.
En el Sur de Brasil, donde el mate es la costumbre y la tradición. La tradición del mate en Brasil comenzó y mantener sólo el sur, Brasil colonizado por españoles y europeos, llamados gauchos.
El término "chimarrão" se utiliza en Brasil, aunque es un término derivado de la palabra cimarrón castellano, lo que significa, a su vez, el ganado domesticado que ha devuelto al estado de la fauna silvestre.
En Sur de Brasil, el compañero puede servir como "bebida de la comunidad", aunque algunos fans lo van a tomar todo el día, incluso solo. Aunque el consumo interno diario, sobre todo cuando la familia se reúne, es casi obligatorias las visitas o invitados cuando llegan. El mate es un símbolo de la hospitalidad del sur a los que llegan como un invitado en una casa en esta región, le damos la bienvenida en breve con una calabaza de mate.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada